Adicciones, un problema de perceción social

 

Resumen:

Los seres humanos somos seres complejos por naturaleza, y nuestras decisiones, costumbres, y acciones se ven afectadas por distintos factores, cada uno con una relevancia distinta, aunque parecieran similares al mirar un contexto global, en el caso de las adicciones.

El hombre parece responder de la misma manera sin importar su religión, raza o condición social ante las drogas, quienes parecen no respetar nuestros ideales o estereotipos personales.

Pero ¿Qué influye más para el desarrollo de las adicciones, El factor genético? La sustancia y la modificación estructural y química en el cerebro y otros órganos? ¿El desarrollo social y psicológico? Son muchas las diferentes posturas científicas sobre las principales causas de las adicciones, sin embargo, son pocas las que parecieran brindar un punto de vista multidisciplinario y objetivo no sólo para la determinación de lo que es una adicción, sino para encontrar las propuestas de solución a un problema que ha venido afectando por siglos a la humanidad.

Introducción:

Desde el año 2003, ya existían más de 246 millones de consumidores entre 15 y 67 años   de distintas drogas en el mundo, cifra que se ha incrementado al día de hoy, ya que se estima que hay un incremento de 3 millones de consumidores por año (UNODC Research , 2015).

Las personas con algún tipo de adicción, independientemente de la sustancia o actividad que sea, del estrato social, costumbres, o religión que profesen, parecieran tener todas, ciertos factores en común. Soledad, poca contribución social y mínima o nula aceptación social.

En la década de los 60´s se consideraba a los drogadictos como personas de baja moral, y carentes de fuerza de voluntad, propiciando la segregación social, el etiquetado y rechazo, y haciendo aún más difícil la recuperación de las personas dependientes de algún tipo de sustancia. A finales de la década de los 70´s, el profesor y científico Bruce Alexander, realizó un experimento con el que pondría en tela de juicio los experimentos anteriores en los que se culpaba a la sustancia misma como responsable de la drogadicción, dejando ver que no había nada por hacer más que eliminar a los peligrosos adictos de la sociedad. Al tiempo de sus experimentos, sin saberlo se realizaba un experimento humano similar, con el que se comprobaría su teoría, La guerra de Vietnam.

En la actualidad se han desarrollado numerosas investigaciones científicas en torno a las adicciones, en específico las relacionadas con las drogas más comunes en el mundo, dichas investigaciones abarcan desde la influencia genética, las causas de las diferentes sustancias en el cerebro y otros órganos, etcétera, catalogando así a la adicción como una enfermedad crónica sin cura, pero con tratamiento, sin embargo, éstos experimentos difícilmente adoptan un criterio de factores lo suficientemente amplio, como para determinar la influencia de los diversos factores en la iniciación a la adicción, el desarrollo de la misma y la rehabilitación y cura de los afectados.

Problema:

La percepción y acciones científicas, políticas y sociales no ayudan una solución al problema principal, los adictos.

Hipótesis:

Si se despenaliza el consumo y posesión de drogas, y se destinan esos recursos a la reinserción social, tratamiento psicológico y creación de un mejor entorno social, que incluya actividades, mejor alimentación, convivencia y trabajo comunitario, se reducirán mucho más los costes de vidas en la guerra contra el narcotráfico y las drogas, y se disminuirán las adicciones y muertes por sobredosis.

Diferentes perspectivas y posturas:

Durante el desarrollo de la humanidad, diferentes sustancias se han extraído y consumido por las personas, por diferentes motivos, algunos religiosos, costumbres o tradiciones, ritos, medicinales o incluso recreativos, siendo éstos últimos los que en la actualidad han tenido fuertes consecuencias políticas, sociales y económicas en todo el planeta, Razón por la que los actuales gobiernos destinan grandes cantidades de recursos (económicos, humanos y otros),  para combatir el problema.

Pero al parecer, la perspectiva que la humanidad ha tenido el último siglo ante las drogas, ha estado errada.

Tiene ya más de un siglo que se inició la prohibición de ciertas sustancias en muchos países, desde la producción y comercialización, hasta la posesión y consumo de las mismas.

La adicción es la carencia de fuerza de voluntad

Una perspectiva moralista

Durante la década de los años  50´s y 60´s, la adicción se consideraba un problema de moral, el adicto era la persona que carecía de fuerza de voluntad para dejar el vicio o sustancia, era una persona que debía ser castigada con el rechazo social, el aislamiento mediante la prisión, y la etiqueta mediante un historial que le dificultaría y marcaría de por vida, dificultando así la reinserción social y recuperación del mismo.

En esos tiempos se hicieron diferentes experimentos hacia las sustancias en cuestión, como la cocaína, heroína, tabaco, entre otros.

Uno de los experimentos, realizado por investigadores estadounidenses, dio la “Prueba científica de la adicción química”, que provino de un experimento con ratas, el experimento consistía en la colocación quirúrgica de aparatos de auto inyección, les colocaban a cada rata en una jaula no mayor a los 30cm2, y les colocaban e mecanismo para que se auto-suministraran fuertes cantidades de la droga, dentro de la jaula. Dominadas por los hábitos, la rata prefería auto-inyectarse la droga, a comer y beber agua, “suicidándose por sobredosis”.

Los resultados fueron determinantes para la percepción sobre las sustancias, parecía ser que las sustancias eran capaces de dominar el autocontrol del individuo, por lo que si las drogas eran puestas a disposición de la sociedad, cómo se hizo con el experimento, habría una adicción masiva y crisis social como resultado seguro.

 

La adicción es una adaptación.

<< No eres tú, es tu jaula  >>

A finales de la década de los 70´s, el profesor Bruce Alexander comenzó a pensar y opinar diferente respecto al tema, observando el experimento realizado con anterioridad, se preguntó ¿Cuán certeros son los resultados al estudiar a las ratas en un confinamiento solitario?

El tipo de ratas utilizadas en el experimento anterior, habían sido descendientes de ratas albinas salvajes de Noruega, quienes permanecen como criaturas curiosas y grandiosamente inteligentes y sociables, por lo que el privarlas de todo contacto y actividad, debió haber sido una tortura en sí misma. En 1977, reunió un equipo de investigadores de la universidad de Simon Fraser, Barry Beyertein, Robert Coambs y Patricia Hadaway, quienes decidieron repetir el experimento, pero ésta vez con diferencias importantes.

Se realizó lo que denominaron el Parque para ratas, “The Rat Park”, que era algo así como un paraíso 200 veces más grande que el espacio otorgado en el experimento anterior, 8.8m2, con las paredes del contenedor pintadas con una ambientación natural, el piso cubierto de aserrín con un agradable aroma, para permitir el descanso de los animales, cajas, latas y escondites de diversos tipos para que pudiesen esconderse y jugar, ruedas y elementos para diversión y ejercicio, y un aspecto de suma importancia, el mismo número de machos que de hembras para un correcto desenvolvimiento social, procreación, etc.

Comenzaron el experimento, en el que se variaba el uso de agua azucarada, agua simple, agua con droga, etcétera, y observaron que había una preferencia a el agua azucarada ante el agua simple, sin embargo notaron que ninguna rata consumía el agua hasta crearse una sobredosis, al notarlo, incluso azucararon el agua con droga para eliminar el factor del sabor, y cerciorarse que era por los efectos producidos por la droga, aun así el 95% de las ratas preferían el agua simple a la que contenía la droga azucarada. Ninguna llegó a la sobredosis.

Probaron en otro espacio similar al experimento anterior, paredes metálicas, barrotes, y un espacio individual de 18 x 25 x 18cm administrando únicamente agua con droga por 57 días consecutivos, desarrollando así una fuerte dependencia del animal a la sustancia, posteriormente la reinsertaron en el “rat park”, con buena alimentación, y un grupo social, eventualmente la rata comenzó a preferir el agua simple a la que contenía droga, aun siendo esta última agua endulzada, conforme se restructuraba el animal dependiente de la sustancia en la sociedad y actividades, se desapegaba de la droga hasta lograr una completa independencia de la misma.

Esto generó una gran polémica, sin embargo se retiraron los fondos para continuar la investigación.

¿Hay algún otro tipo de soledad, aparte del encierro, que lleve a los seres humanos a comportarse de la misma manera que las ratas lo hicieron en el primer experimento?

Sin notarlo, se estaba efectuando un tipo de experimento similar en el mundo, con seres humanos, la guerra en Vietnam.

La revista Times, informó que el consumo de heroína en los soldados durante la guerra, era tan común, como mascar chicle, existe evidencia que dice, que durante su estadía, más del 20% de los soldados eran adictos a ésta droga durante el combate, según un estudio publicado en los archivos de psiquiatría general, y muchas personas estaban aterradas ante la noticia, ya que un gran número de adictos volvería al país cuando terminara la guerra.

Sin embargo, un 95% de los soldados que tenían lla adicción, de acuerdo con el mismo estudio, dejó las drogas. Muy pocos se sometieron a rehabilitación.

Podría decirse que pasaron de una terrible jaula, a un ambiente sano, con sus familias, y actividades, por lo que no necesitaban más de la droga.

Comprobando por segunda vez la teoría de Alexander, se ha logrado la reinserción de numerosas personas a la sociedad y eliminado la adicción de sus vidas en países como Holanda, Portugal y ahora inicia el proceso en Uruguay.

 

La adicción es una enfermedad crónica

<< El cerebro Adicto >>

Las adicciones como una enfermedad crónica.

En el artículo el cerebro adicto, escrito por la periodista Verónica Guerrero Mothelet, se considera a la drogadicción como una enfermedad crónica que progresa por etapas, siendo la primera, el consumo de la sustancia de manera regular, y sentir que se necesita la droga para funcionar cotidianamente.

Con el uso prolongado de las drogas, se alteran diversas áreas del cerebro, por lo tanto diversas capacidades para el correcto funcionamiento del individuo en sociedad, un ejemplo de éstas afecciones son la alteración del tallo cerebral, quien controla el ritmo cardiaco, la respiración y el sueño, la corteza cerebral, encargada de procesar la información sensorial, el pensamiento, planeación, resolución de problemas y toma de decisiones, y el sistema límbico, encargado de la motivación del individuo a repetir conductas necesarias para la supervivencia y la reproducción, alimentación y la actividad sexual.

El cerebro está condicionado a repetir conductas que le permiten la supervivencia, y las drogas actúan produciendo una activación mucho mayor de la que ocurre en situaciones naturales de recompensa”, explica la doctora Medina Mora, “el cerebro pierde la capacidad de sentir placer por las recompensas naturales, pues se acostumbra rápidamente a las dosis masivas de dopamina”.

“cuándo el cerebro comienza a adaptarse a altos niveles de dopamina, el individuo tiene que usar más y más droga para obtener el mismo efecto” explica Rubén Blader, justificando el desarrollo de la tolerancia a la droga en el ser humano.

Dentro del estudio realizado, se proponen algunos factores principales de riesgo para padecer la “enfermedad crónica de las adicciones”.

Catalogan la “conducta agresiva temprana”, como un factor de riesgo que hace más susceptible al individuo de padecerlo, “habilidades sociales deficientes”, ausencia de supervisión paterna, disponibilidad de la droga, entre otros, factores que me parecen poco objetivos al no contemplar el contexto, y habríamos de preguntarnos si el problema es que un menor de edad presente patrones de conducta agresiva a temprana edad, o si es que el menor esté expuesto a un entorno social con altos índices de agresividad desde temprana edad. Habríamos de preguntarnos si el problema es que el individuo tiene habilidades sociales deficientes, o no se encuentra en un entorno que le permita desarrollarse en lo que él o ella necesitan, desde deportes, artes, actividades culturales y de colaboración social.

Uno de los puntos más interesantes del artículo de la periodista Verónica Mothelet, es cuándo determina que la pobreza es un factor de riesgo para contraer esta enfermedad.

Me surgen distintas preguntas al respecto, ya que yo vengo de una familia en la que la pobreza radicaba en dormir en la tierra húmeda, y que la mujer (viuda) tuviese hasta 3 trabajos para sostener a 5 niños, y a veces subsistir con una sola comida al día, si es que a lo poco que consumían se le podía llamar comida, sin embargo una familia siempre unida, con fuertes valores y principios, y llenos de afecto y mucho trabajo, metas y propósitos, y no les he conocido adicción a las drogas. No digo que ser pobre sea un factor que evite caer en la adicción, pero tampoco creo que sea un factor de riesgo, sino la falta de valor a estructuras como la familia, a la convivencia sana, y respeto mutuo, la falta de actividades, propósitos y colaboración, lo que crea un abismo entre individuos, un rechazo y genera la “soledad”, como verdaderos factores de riesgo para el desarrollo de algún tipo de adicción.

Se afirma que para que se desarrolle una adicción, se requieren por igual de 3 factores, lo adictiva que sea la sustancia o droga, su disponibilidad y lo aceptable que la considere la sociedad,

 “La directora del INPRF, señala que el riesgo se puede medir en un laboratorio con modelos animales. Por ejemplo, una rata de laboratorio es capaz de preferir la cocaína al alimento hasta la muerte.”

Y me parece que se refieren al experimento realizado en la década de los 50´s del que ya hemos hablado, un experimento que ya no es vigente, al cual se le encontraron muchísimos errores de ejecución, y por lo cual no es válido.

También se tratan los problemas mentales como una vulnerabilidad en el tema en cuestión, indican un 60% de las personas con problemas de abuso de sustancias, presentan también alguna enfermedad psiquiátrica, pero no se indica la fuente de dicha información.

Antes bien en el documento mencionan las consecuencias conductuales, familiares y sociales, poco se habla de las causas familiares, sociales y de contexto en el que el individuo se encuentra, manejan como consecuencias las afecciones que tiene el cerebro con el aprendizaje, la memoria, el control de emociones y toma de decisiones, ¿Pero acaso no son las mismas afecciones que se presentan bajo fuertes situaciones de estrés?

Si bien cuentan con opiniones certeras, como el que el tratamiento, debe ser definido según la persona, el tipo de sustancia al que etuvo expuesto, el ambiente en el que vive y los recursos internos y externos con los que se desenvuelve en una sociedad. Una “terapia multidimensional”, para el correcto entrenamiento del cerebro que ha aprendido algo “anormal”. Definiendo así a la adicción como na enfermedad de aprendizaje.

“Como la diabetes, la adicción es crónica e incurable. Así, siempre se pueden sufrir recaídas. Pero la probabilidad de recuperación es similar a la de la diabetes y puede controlarse para mejorar la calidad de vida. En consecuencia, la recaída no debe considerarse como el fracaso del tratamiento; sólo indica que éste tiene que repetirse.”

Doctora Medina Mora

¿Incurable? ¿Repetir los tratamientos? Un enfoque atrevido para no sustentarlo con ninguna prueba científica, pues no primero debieran identificarse las causas de la adicción, y trabajar sobre ello? Si bien es un trabajo constante, y un trabajo social, no sólo del individuo, el término incurable es incorrecto y falto de sustento.

Conclusiones:

 

La realidad actual a nivel global, es no sólo alarmante por el número de consumidores de drogas, sino por la cantidad de muertes en adolescentes por sobredosis, la cantidad de recursos que los países destinan al combate contra el narcotráfico, y las muertes producidas por esto, sino porque se destinan más recursos al castigo que a la rehabilitación social de los individuos, porque es más fácil que una persona busque la manera de conseguir la droga, a que se acerque a pedir ayuda a instituciones, por miedo de ir a la cárcel.

Habríamos de replantearnos nuestro papel como parte de esta sociedad, y dejar de buscar connotaciones científicas para justificar las acciones erróneas que llevamos al etiquetar y aislar a quienes consumen drogas.

Reflexión.

 

¿Por qué he decidido abordar éste tema?

Bueno, elegí leer el cerebro adicto, ya que siempre me ha interesado el funcionamiento del cerebro en sí mismo, sin embargo, mi sorpresa fue encontrarme realmente con una relación directa a las adicciones, despertando mi interés sobre el tema, no pude evitar investigar al respecto, ya que me encontraba en desacuerdo con gran parte del artículo, tenía una sensación que no sabía expresar con palabras, y el buscar esos autores que compartieran mi opinión y lo expresaran mediante estudios y palabras, me ayudó a aclarar mi mente.

¿De dónde partí para empezar a escribir?

Bien, esa es una pregunta difícil, intenté escribir éste documento más de 10 veces… no las conté, pero fueron demasiadas, y no sabía por dónde comenzar, quise aplicar los conocimientos y técnicas dados en el texto, pero me parecieron demasiado complejo, sólo profundizaba más y más, y eran demasiadas horas leyendo y separando información sin saber a dónde ir, aún no lo tengo muy claro, pero espero haber entendido y explicado el punto.

Comencé a escribir el resumen, y la introducción sin saber claramente qué diría, había hecho un par de mapas conceptuales para jerarquizar la información y decidir los temas, pero aún no sabía cómo abordarlos.

Después de escribir el cuerpo del documento, me di cuenta que muchas cosas no cuadran, lo mejoraré aún más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias:

Alonso Castillo, María Magdalena; Álvarez Aguirre, Alicia; Alonso Castillo, Bertha Alicia; López García, Karla Selene; Guzmán Facundo, Francisco Rafael; Benavides Torres, Raquel Alicia; (2010). La prevención de adicciones desde el análisis evolucionario de Rodgers. Ciencia Ergo Sum, Noviembre-Febrero, 253-257.

Bausela Herreras, Esperanza; (2008). Neuropsicología y adicciones. Revista Chilena de Neuropsicología, Sin mes

de la Peña, José Antonio; Tello, Nelia; (2013). El individuo en el entorno social. Redes. Revista Hispana para el Análisis de Redes Sociales, Junio-Sin mes, 227-235.

Greenwald Glenn, (2009) Drug decriminalization in Portugal, lessons for creating fair and successful drug policies, CATO institute

Ibáñez Cuadrado, Ángela; (2008). Genética de las adicciones. Adicciones, Sin mes, 103-109.

Borges, Guilherme; Medina, Ma. Elena; Tapia, Roberto; Natera, Guillermina; Cravioto, Patricia; Fleiz, Clara; (2001). Del siglo XX al tercer milenio. Las adicciones y la salud pública: drogas, alcohol y sociedad . Salud Mental, agosto, 3-19.

Pajín Iraola, Leire; (2003). Adicciones,drogas y drogodependientes: resolviendo necesidades . Salud y drogas, . 109-123.

Fuentes electrónicas:

https://observatoriocannabico.wordpress.com/2013/09/16/la-globalizacion-de-la-adiccion-y-el-experimento-del-parque-de-las-ratas/  Consultado el 26.11.2015

http://www.huffingtonpost.es/johann-hari/se-ha-descubierto-la-causa_b_6569114.html#  Consultado el 26.11.2015

http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/la-farsa-de-la-guerra-contra-el-narco  Consultado el 26.11.2015

http://www.stuartmcmillen.com/comics_en/rat-park/#page-1   Consultado el 26.11.2015

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1870-39252010000100006&script=sci_arttext   Consultado el 26.11.2015

http://www.sinembargo.mx/29-09-2013/769753   Consultado el 26.11.2015

http://utero.pe/2015/02/15/14-anos-despues-de-las-despenalizacion-de-las-drogas-estas-son-las-pruebas-de-que-portugal-no-es-un-pais-de-adictos/   Consultado el 26.11.2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s